Sara pensativa

Aquí tenemos a Sara, tomándose un café con leche en la soledad de una tarde en un rincón de su casa, mientras piensa en sus cosas con la mirada ausente.
¿Qué pensaría?. Pues os lo voy a contar, porque esta primera frase es lo que quizá pueda pensar quien vea la foto, pero la realidad fue muy distinta.
Sí, “aquí tenemos a Sara…”, eso es cierto.
“…tomándose un café con leche…”, falso, la taza solo tenía una vela en su interior.
“…en la soledad de una tarde en un rincón de su casa…”, falso también, no se puede llamar soledad a la compañía de Jesús, Juan, Bea, Aintzane, María, Tere, y yo (el que hace la foto). No era un rincón de su casa, Sara, muy a su pesar, estaba encima de una mesa en el centro del estudio de fotografía.
“…mientras piensa en sus cosas con la mirada ausente.”, también falso, estaba acordándose de toda mi familia enterita. Porque esta era una de las últimas fotos, pero antes habíamos intentado la foto con agua hirviendo para conseguir el vaho saliendo de la taza. La pobre, muy metida en su papel, mientras medíamos la luz, preparaba encuadre, ajustaba la cámara, etc. estaba quemándose las manos y hasta que no hice la foto no la soltó. Se llevó un buen quemazo. Qué dura es la vida de modelo!!!
Gracias Sara.

Deja un comentario